De la manera más previsora posible llamé por teléfono al centro de llamados de VTR para preguntar el procedimiento para terminar el contrato. Me pidieron los datos y todo eso, y ahí empezaron los problemas. Que ya hicimos la facturación de Julio, así que tiene que tener el servicio hasta fin de mes, que lo siento, pero es así. Pedí que me dieran con un supervisor y al rato la misma operadora me dice que el supervisor está ocupado pero que dice que la respuesta va a ser la misma. Que maravilla de trato, faltó que me dijera que no molestara más. Decidí no hacerme mala sangre y dejé hasta ahí la consulta.

Consulté en el SERNAC si era legal que me obligaran a pagar un mes completo más y me dijeron que revisara mi contrato. Revisé el contrato y decía que debía avisar con 30 días de anticipación. Como era 20 del Junio, por lo menos me ahorraría 10 días de Julio que la operadora quería obligarme a pagar.

Finalmente y con toda la documentación en mano, enviada por fax al número indicado (para dar de baja el servicio telefónico) fui a las oficinas comerciales y ahí no me pusieron ningún problema. Respetaron lo del aviso de 30 días y todo eso. Ni siquiera intentaron retenerme como cliente. Me fui feliz.

Un par de días más tarde, casi a las 10 de la noche, suena mi celular. Veo que es un número desconocido y respondo. Era alguien de VTR que llamaba para saber por qué quería terminar el contrato. Le expliqué las malas experiencias con el servicio técnico y con la señal, los cortes de internet y telefonía, etc. Y le dije que la competencia me estaba ofreciendo algo más conveniente (2 meses gratis con todos los canales, y 2 meses al 50% de todos los servicios). Me contraofertó 25% de descuento por 4 meses, lo que encontré insuficiente. Luego se dedicó a descalificar la calidad del servicio de la competencia (muy profesional). La verdad es que no me conveció de ninguna manera, y encontré casi incómodo que me hubiese llamado a esa hora. En fin, ese fue el último estertor de VTR.