Viernes 22 de Diciembre, a eso de las 14:00 hrs., después de hacer una fila de 5 o 6 personas, y todavía con buen ánimo.

Primero mi esposa, pide una ensalada, y en vista de la poca cantidad de aceitunas que le agregaron, pidió que le agregaran más. La respuesta: No se puede, esa es la porción, tengo a la jefa al lado y no me deja echarle más. Resultado: un cliente menos.

Segundo, yo. Pido el sandwich promoción del día, en su versión de 30 centímetros. Al llegar a la caja, me indican que debo pagar $3640. Le indico que soy cliente habitual del local de Agustinas, y que cuando se trata de la promoción del día en su versión de 30 centímetros el valor es de $3050. La cajera se limita a mostrarme el cartel con los precios regulares de los sandwiches. Resultado: otro cliente menos.