El otro día, mientras caminaba con Sole por Suecia, le dije: “Creo que existen tres tipos de personas, los durmientes, los despertados y los maestros”.