Durante la venta nocturna del Parque Arauco, fuimos al local de Swatch a comprar un reloj que le gustó a mi señora. Como no tenían ese modelo, la vendedora nos ofreció averiguar si en el local del Alto Las Condes lo tenían disponible. Efectivamente estaba disponible y la misma vendedora nos ofreció que comprásemos otro modelo del mismo valor, para posteriormente ir a cambiarlo por el modelo deseado al local del Alto Las Condes. Aceptamos y nos quedamos con un reloj que cambiaríamos el día Lunes.

El día Lunes, fuimos al local de Swatch del Alto Las Condes, donde nos informaron que para hacer el cambio, era necesario cancelar la diferencia (correspondiente al descuento aplicado). Le indicamos la información que nos dieron al momento de la compra pero fue inútil. Tuvimos que volver al local del Parque Arauco para pedir explicaciones.

Las explicaciones no fueron muy satisfactorias, pues nos indicaron que alguien de la administración había cambiado la política que había regido “antes”. Ante esto, pedimos la devolución del dinero, la cual no fueron capaces de realizar en forma inmediata, pese a haber pagado en efectivo, sino que sería por medio de depósito o cheque.

En resumen, un soberano mal rato. Me alegro que la hora Internet no haya funcionado.