He visto algunos comentarios de como Canal 13 está asesinando Lost con el posicionamiento de productos (product placement), y creo que estoy de acuerdo. Ver como aparecen mágicamente algunas botellas de Cachantún, por ejemplo, me produce una mezcla entre escalofríos y espasmos cerebrales.

En Estados Unidos, por otra parte, la estrategia que han utilizado para sacarle provecho económico a Lost ha sido otra, publicidad infecciosa (infectious advertising), en que han creado toda un juego de realidad alternativa, con páginas web de las organizaciones de la serie, pistas, sitios prohibidos, videos, y un sin fin de pequeñas migajas de información que van soltando en forma inesperada. Por ejemplo, dentro de la serie, existen unas barras de dulce llamadas Apollo Bars, pues ahora tienen sitio web y las están repartiendo en algunos lugares de EEUU. Y en el interior del envoltorio de algunas de dichas barras, viene la dirección web de otro sitio, donde hacen preguntas y dan pistas acerca del paradero de Alvar Hanso, misteriosa figura dentro de la serie (y que además contiene un mensaje oculto con esteganografía, que te permite llegar a otro sitio).
Para mi gusto, me quedo con la publicidad infecciosa antes que unos viles copy & paste de la marca o el producto.

Ahora que si alguna empresa me pagara para que su marca apareciera en una de las historias de 100 palabras…