Ayer Lunes 4 de Septiembre, falleció mi abuelita Amandita. Los que tuvimos la dicha de conocerla siempre tuvimos en ella un referente de alegría y fortaleza de espíritu. Siempre tuvo una sonrisa a flor de labios, una palabra cariñosa, una oración. Nunca se dejó abatir por los golpes de la vida.

De todas las cosas que nos dejaste, selecciono esta oración, con la que siempre nos despedías:

Dios bendice la ostia,
Dios bendice el altar,
Que Dios bendiga el camino
que ahora vas a cruzar