Lunch Money: Rápido y brutal. La partida es rápida y sin piedad. Es necesario consultar bastante seguido las reglas para saber qué combinaciones se pueden jugar, pero al rato hay ciertas acciones que se hacen casi en forma natural. Quizás se podría armar un cuadro resumen de movidas y contramovidas para que el proceso de aprenderlo fuera más rápido.

Dungeoneer: Se puede jugar, y después de un par de rondas se empieza a agarrar algo del ritmo, pero definitivamente el manual de instrucciones no ayuda demasiado. Hay que seguir tratando/aprendiendo/domando el juego.