Creo que la empresa que produjo la película El Código da Vinci debería entregar un porcentaje no menor de las ganancias al Vaticano. Así es, lo debería hacer como una forma de agradecimiento o compensación por toda la promoción y publicidad (presencia en medios, nivel de recordación y todo eso) que le han hecho a la mentada película.
Honestamente creo que sin toda la polémica que se ha creado, la película hubiese pasado como un hit pop más. ¿Alguien se acuerda de la película SuperSize Me (traducida como Super Combo, creo)? ¿Recuerdan que los productores de comida chatarra hayan recomendado que no la vieran, o que era una distorsión de la realidad? No, no y no. Y los no están relacionados.