Encuentro ridículo e indignante que sigan gastando millones para hacer un recuento de los hoyos en las calles de Santiago de Chile. No sería más sensato gastar esos mismos millones en tapar algunos hoyos, en vez de seguir contándolos. Es que sino va a ser el cuento de nunca acabar. Entre el tiempo que les toma hacer el levantamiento, preparar el informe, cobrar la factura y que alguien lea el informe, ya está obsoleto y van a pedir otro, justificándo con algo como “si no tenemos una visión clara de la realidad no podemos hacer una planificación adecuada” ™.
¿Se imaginan que se la pasaran en la misma para el tema de la educación, salud y pobreza?

Juanjo

P.D.: ¿Se fijaron que usé el signo de abre interrogación?