Egresé de educación superior (también conocida como enseñanza media) el año 1988 desde el Colegio Don Bosco de Iquique. Obviamente los primeros veranos e inviernos era normal ir de vacaciones de vuelta a Iquique, pero en la medida que pasaba el tiempo, iba cada vez menos. De los 45 compañeros que éramos, solo mantengo contacto con uno, Franklin. El habernos ido a estudiar a la misma universidad contribuyó a no perder el contacto y fortalecer la amistad.

Pero de los otros 43 se muy poco o nada. Creo que con dificultad podría reconstruir la lista del curso, pues el tiempo no ha pasado en vano, y se mezclan las separaciones de biólogos, matemáticos y humanistas.

Hace unos 7 u 8 meses gracias a San Google, encontré a uno de mis compañeros, a Mauricio Bloch. Le mandé un correo tentativo, anda a saber tú si el correo era válido y qué se yo. Me respondió una sola vez, y nunca más.

En fin, invito a alguno de la generación perdida a que salude, deje alguna forma de contactarlo o que al menos diga si está vivo.