Es duro que descabecen la empresa donde trabajas, sobre todo cuando es de estructura casi plana. Es duro que no tengas ninguna certeza y que los rumores estén a la orden del día. Y que luego empiecen a renunciar las personas clave.